Todas las entradas por Max Power

Quien mejor puede conocerte, es un Mono del Artico

Es un día ventosos y oscuro, muy atípico de la estación en la que nos encontramos, Veratoño, ademas es Lunes, quizás el mejor decorado ambiental posible para este día.

Todas mis tareas o ritual de obligaciones diario estaban hechas. Salir arrastrando me de la cama y mantener esa condición de sigilo hasta el salón, ponerme un café, agachas, sin que me puedan ver los vecinos por la ventana de la cocina, que da al patio interior del edificio, y por ultimo, sentarme en el balcón a terminarme el café, mientras limpio mi rifle francotirador, mirando a los trasuntes pasar y riéndome a carcajadas, en tono tan alto, que el eco resultante se escucharía en varias calles a la redonda. Y con este panorama, ¡¿os podéis creer que ha nadie le preocupo?!, ¡no se presento la policía en mi casa en todo el día!, !ni por quejas de los vecinos¡, teniendo en cuenta que esto lo hice con un traje de Tinky Winky. Esto con el “Diario de Patricia” no pasaba.1386278247_Arctic-Monkeys

Lo que Patricia hacia, y fuentes fidedignas lo aseguran, para aguantar su jornada laboral era escuchar a los Arctic Monkeys, y su álbum Whatever People Say I´m, That I´m not. Un grupo y un álbum con fuerza y motivación suficientes como para eso y mucho más. Si tenéis dudas sobre esto ultimo, lo entiendo, Tinky Winky era el que menos confianza inspiraba de los Teletubbies, por eso aquí os dejo mis razones.

El album abre con The View From The Afthernoon, con ritmo rápido y energía, para que despiertes y le plantes cara a lo que viene, que es I Bet You Look Good On The Dancefloor con la que tendrás que mantener el tipo hasta el ultimo minuto. Con comienzos como estos, calientan muchos deportistas de elite. En Fakes Tales Of San Francisco, te baja un poco el ritmo, para que cojas alientos y disfrutes mientras lo haces, ¡pero no te acomodes! porque Dancing Shoes tendrás otro sprint y aguanta así hasta Riot Van, donde nos relajaremos con ese tono melancolico y evocador que no hará pensar que, estar tirado en el sofá de nuestra casa, tampoco es mala idea.

El album sigue con ese patrón de no dejarte demasiado tiempo “apalancado”, algo que se agradece hasta el final. En el mismo tenemos From The Ritz On The Rubble, que disfrutaras porque mantiene el ritmo subido del disco, pero preparándote para darlo todo, ya que se acerca el broche final de la canción y del album. EL cual lo ponen con A certain Romance, donde acabaras enamorándote, en cierta manera, de esos sonidos tan armoniosos y que, inevitablemente te guiaran al final del album, un poco exhausto pero con fuerzas para todo el día.

Ya dije que este album venia con fuerza y con motivaciones para levantarte de cualquier sitio, afrontar lo que te venga. Prueba de ello es que el “Diario de Patricia” duro casi ¡10 años!, hay que tener fuerza y motivación para eso, ¿no crees?.

CREES CONOCERTE HASTA QUE LAURA MARLING TE TOCA LA MORAL

     En más de una ocasión, me he parado a pensar qué banda sonora seria la que representara mejor mi vida. No he tenido momentos heroicos, así que para esos no hace falta, aunque…en una ocasión salve a un gatito que no se atrevía a bajar de un taburete, entonces en esa escena sonaría “He´s A Pirate” de Piratas del Caribe. Para cualquier momento divertido, sería perfecta la música de “Benny Hill” de The Edwin Davids Jazz Band y para los momentos tristes, alguna de Alex Ubago, que ese chaval sabe reflejar la miseria como nadie. Pero para una vida que haya sido significativa o, al menos, de una persona que haya vivido tanto, dificultades como alegrías, seria idóneo utilizar, siempre con los permisos pertinentes, el álbum “Alas I Cannot Swim” de Laura Marling.

Una artista que hará que reflexiones sobre ti mismo, con unas melodías profundas y reveladoras. Si…,ya…, seguro que después de leer esto, mas de uno pensara que he vuelto a escribir mientras estoy en el baño, pues continuad leyendo y descubriréis que, lo mismo, teníais razón. Lo dudo horrores.

     El álbum abre con “Ghosts”, un tema que si lo escuchas de fondo, como yo lo descubrí, no le darás la menor importancia, hasta que llegué a su recta final, es entonces cuando levanta el vuelo y con él, una sensación embriagadora que te recorre como si una pequeña descarga eléctrica, pero a la vez agradable, se tratase. Al terminar el tema, sabrás que este álbum esconde mucho más.

     Con “Old Stone”, nuestra querida Laura, pretende quedarse conmigo y hacerme reflexionar sobre que cualquier tema que me preocupe e intrigue, a la vez que me tiene relajado y atento a cada nota que emite. Después de este, “Tap At My Window” removió todos mis “adentros” de tal forma que, no recordaba haberme sentido así, reconfortado, alguna vez.

     Mientras seguía reflexionando, encontré un ritmo mas animado en “You´re No God”, con el que no pude evitar moverme sin moverme del sitio, lo mismo me ocurrió con “Cross Your Fingers”, pero sin dejar de trastocar mi mundo mientras tanto. Llegando al final del álbum esta “Shine” que, quizás sea el tema con mas sentimiento, donde la voz de esta inolvidable artista me tiene encantado y enamorado a partes iguales, como también flotando en una nube de la que no merece la pena bajarse.

     Aunque hable de sus temas por separado, los mismo tienen un orden, el cual es único, no existe otra combinación que no sea la original del álbum, porque así garantiza tu bienestar físico y mental.

Fotografia del Periodico The Guaridian
Fotografia del Periodico The Guaridian

     Laura Marling, te descubre una parte de ti, que seguro tendría atrofiada y de no ser así, te hará mejorarla, porque así es ella, reconstituyente como nada y nadie podría serlo. Una experiencia más reveladora y profunda que las que viven los mineros en el Klondike.

¿Cual es tu “strokes”? The Strokes , Segunda parte

Como ya dije en la anterior reseña en la que pudisteis leer que The Strokes es un grupo muy a tener en cuenta espero que si aún no estas convencido por ese miedo a lo desconocido, propio del ser humano, cambies de opinión después de darle una última oportunidad al mismo.

Esta oportunidad se llama “Room On Fire”, un álbum que hará sacar de ti ese lado innovador e inconformista. ¿Que no me crees?, acompáñame hermano y verás como en esta habitación el fuego te purifica.

En “What Ever Happened?” ya notas que, ese tono sombrío del anterior álbum no existe, hay una cierta luz tenue en su música que claramente los diferencia pero, como persona precavida que soy, no me aventuro demasiado a que eso se mantenga. Al margen de eso, en el tiempo que dura la misma, estoy animado y de buen rollo. Esta sensación se mantiene al escuchar “Automatic Stop”, “12:51”, “You Talk Way Too Much” y otras más pero, en “Under Control”, el grupo se remite a su lado más tranquilo y agradable, muy agradable, tanto es así que disfruto de este ratito intimo divagando e imaginando posibles situaciones de balada comercial como por ejemplo, no sé, a lomos de una yegua blanca, galopando cerca de la orilla de una playa como la de… Matalascañas, ¡qué demonios!.

Con “The End Has On End” me encuentro con esos momentos de energía que tanto me gustan y que disfruto, es lo más reseñable de la misma, aunque el ritmo no tiene desperdicio. En “I can´t Win”, el disco termina como empezó, con tono divertido y aludiendo al “buen rollo” que deberíamos tener siempre.

Todas estas canciones, menos What Ever Happened, vienen después de “Reptilia” que es, sin miedo a equivocarme, el sumun del disco, un tema que sobresale tanto en este álbum que el resto de temas, que siguen estando muy bien, quedan eclipsados por el mismo. Desde el principio de Reptilia empiezo a notar que los sonidos que emite están circulando a velocidad a base de impulsos nerviosos por mi piel. Es tal la intensidad, que cuando llega ese momento de pausa, a esa calma, no puedes reprimir el entusiasmo acumularse y, al llegar la inevitable tempestad, liberarlo como si no hubiera un mañana. Este estado se mantiene hasta su irrefrenable final pero, cuando eso ocurre, ¿qué hacer con toda esta energía?…¡Parkour!, la vida con parkour es mejor. Gracias a este último tema, escucharéis el resto del disco esperando encontrar otra maravilla, cosa que haréis.

The Strokes me han sorprendido gratamente y en este álbum, Room On Fire, queda claro que se han instalado en mi lista musical mental permanentemente. Recomiendo, efusivamente a The Strokes y ya me lo agradeceréis cuando habléis, orgullosos, con vuestro entorno de música diferente, divertida y para toda la familia.

Hasta que los pulsos Paren, lo nuevo de Turmalina

Hoy voy a salir de mi zona de confort y hablar sobre el álbum de un grupo español, Turmalina. Presentan su nuevo disco “Hasta Que Los Pulsos Paren” con temas muy agradables y entretenidos. Algunos como “Fuego en las Ruinas”, que para mi, el mas destacado por su ritmo, entusiasmo y energía que derrocha en el ritmo, sonido y letra. Otros como “Epicentro”, con un tema personal, para mi imprescindible, como es el desarrollo personal que esta muy bien llevado, tanto con el sonido y el ritmo.

Turmalina
Fotografia de Marisa Contreras Jímenez

Estos y otros temas del álbum están llenos de sentimientos y emociones con las que no identificaremos y lugares remotos a los que nuestra imaginación nos hará viajar irremediablemente, lugares donde suenan como banda sonora.

Destacar entre los integrantes del grupo la vocalista, Ángeles Jiménez, que tiene un registro muy atractivo y melódico.

Un grupo con el que disfrutarás cada uno de sus temas y no olvidarás tan fácilmente.

Desde El Rasgador, deseamos a Turmalina que tenga una prospera carrera y se le reconozca como se merece en el mundo musical.

¿Cual es tu “strokes”? The Strokes, primera parte

En estos tiempos tan confusos e indigestos, uno no sabe como entretenerse, ya que hay tanto que hacer pero tan poco tiempo, y llegas a la pregunta…¿a donde se irá el tiempo? Después de meditarlo varios minutos he establecido una verdad insondable, “todo papel higiénico, es poco”, de lo contrario, no habría escrito esta parrafada.

Mirándolo por el lado positivo, la misma ha hecho llamar la atención de las multitudes que se pasan todos los días por este rinconcito privado, esperando encontrar grupos diferentes, innovadores, auténticos, increíbles y un largo etc, con los que recuperar aquellos sentimientos ya atrofiados, y de la mano de alguien que lo esta viviendo en primera persona. Alguien con un nombre que pocos se atreven a pronunciar y grupos como The Strokes, el cual no deja indiferente a nadie en sus álbumes, “Is This It” y “Room On Fire”. Preparad vuestros asientos y abrid vuestra mente, por que este grupo os meterá de lleno en el mundo indie.

En Is This It, hay un tono algo oscuro, sombrío en cierto grado, pero esta muy bien equilibrado. Su primera canción, con el mismo titulo que el disco, me hace pensar que el disco seguirá en ese tono, pero en absoluto es así.

Remonta un poco con “The Modern Age”, que tiene un ritmo contagioso. Mantiene el ritmo con “Barely Legal” que me va animando suavemente y sin presiones. Con “Someday” te saca un sonrisilla tonta, como la que tendría el grupo mientras la toca. En este punto ya sabes que “no es como empieza sino como acaba”.

Con “Alone, Together” pretenden llegar a mi epicentro y quedarse, con esa parte en la que el ritmo es constante, como preludio a una tempestad. Y a estas alturas, no se con cual seguir, por que están “Last Nite”, “Hard To Explain”, “When It Started”, “Trying Your Luck” y “Take It or Leave it”, que en todas hay algo que no me hacen olvidarla, ya sean su tono, ritmo o simplemente que estoy “tan agustito” que no quiero ofender a nadie dejando de lado alguna de esta canciones.

Después de escucharlo entero y echándole algo de tiempo, le encuentro matices que, en un principio no encontraba y después de hacerlo, no veo posible esa música sin ellos. “No deja indiferente a nadie” es la mejor expresión para definirlo y te sentirás diferentes, porque crees descubrir algo que lleva tiempo existiendo, Y aún me queda Room On Fire, para ese sera mejor tomarse un descanso para recuperar fuerzas.
El siguiente álbum, Room On Fire, es de otra pasta. Pasta que se ha hecho con los mejores ingredientes.

Aquella casa azul, como el verano

Conocida mi disposición por parte de ellos para escuchar a  todos los grupos, me hacen una lista de sus mejores discos y grupos. ¡Qué tiemble del 40 al 1! Al lío…

Francamente no sabia nada del grupo ni de este disco, pero ha sido una sorpresa agradable, aliciente suficiente para que siga escuchando recomendaciones de estos “entendidos” de la música. 

“Tan simple como el amor” de La Casa Azul tiene canciones que en su totalidad son agradables e incluso divertidas, pero si las escucho individualmente, solo se podrían mencionar “C´est Fini”.

“C´est Fini” es rápida, intensa y con una letra idónea para el ritmo de la canción. La letra trata de un caso de desamor que a cualquiera le ha pasado, te quedas con ella después de oírla.

También tienes “Como un Fan” que, aparte de ser muy parecida a la ya comentada C´est Fini en su ritmo, su letra llama mucho la atención y al igual que la última parte de la misma, es intensa y reivindicativa. El resto de canciones son muy parecidas entre si , me atrevería a decir que el orden de las canciones se repite y se dejan escuchar.

720x410_00000777

Esta clase de canciones son las que a priori rechazas por ser diferente a cualquier estilo pero que, aun así, sigues escuchando porque evoca un sentimiento de nostalgia gracias a lo que cuenta. A todos nos ha pasado cualquier tema que aparezca en alguna canción de La Casa Azul y con un ritmo muy atrayente. Te imaginas a chicos y chicas de unos quince y dieciséis años de los 70´ o 80´ sonrientes y escuchando esta música mientras hablan de sus cosas, que son la esencia de estas canciones.

Recomiendo que lo escuchéis, sobre todo a aquellos que sois de la época los 80´, porque os divertiréis recordando vuestra adolescencia tanto como yo la he recordado.

Combatientes de crystal no suena tan bien como Crystal Fighters

Estando tranquilamente en casa, escuchando a Pancho Cespedes y su tema “Vida Loca”, me llega una mensaje de mis “proveedores” de música diciéndome que antes de irme a la cama tenia que ponerme a los Crystal Fighters.

Aunque los únicos Fighters que conozco son Ryu, Ken y compañía, estos no tendría ningún parecido. Sin mucho pensar los busque y me puse a ello con su álbum “Star of Love” y esto es lo que me encontré…

Lo primero que tengo decir de este álbum del 2010 es que no es para dormirte. Sus primeras canciones me llamaron la atención y mantuvieron mis ganas de escuchar las siguientes y una vez que eso pasó, es difícil elegir.

Cada una en su ritmo y su idea, pero todas energéticas y con algo que transmitir. Para mí sobresalen “At Home” que, aunque su ritmo es suave, es contaste y confortable, es un tema muy agradable en su totalidad.

crystalfighters

“I Love London” es energía en estado puro, desde su comienzo te contagia y es difícil de eliminar, recomendable para hacer parkour, quien lo haga. En esta linea tiene varias de ellas y todas con algo nuevo que añadir.

Pero la que sin duda no olvido es “Follow (album version)”, con lo que parece un ukelele al principio, te mantendrá en activo durante sus 3:17 minutos y con ganas de que empiece de nuevo todo el repertorio.

Este grupo no tiene desperdicio lo mires por donde lo mires, si algunas canciones no me convencieron del todo al principio, ahora las encuentro necesarias y las que si, son temazos con los que cualquiera puede disfrutar en cualquier momento.

Es mas que recomendable este grupo. Para aquellos que les gusten la música electrónica…Crystal Fighters. Para los que les guste, y no tanto, la caña…Crystal Fighters. Para todo lo demás…Crystal Fighters.